Dirty Beaches – Badlands: Con olor sesentero adherido a la piel

12 06 2011

Alex Zhang Hungtai es el nombre de un taiwanés que se camufla tras el nombre de Dirty Beaches, un proyecto arriesgado y apasionante que tras un par de trabajos que habían pasado inadvertidos, consigue darl el salto definitivo gracias al apoyo y amparo del que ha gozado por parte de Pitchfork, convirtiéndose en uno de los protegidos de ese medio, y haciendo de Badlands uno de los trabajos que mejor puntuación ha obtenido por parte del medio estadounidense, ¿será para tanto?

Sin duda lo más llamativo que encontramos en este disco, es el riesgo de la propuesta de Zhang. Sí, es cierto, el lo-fi sigue siendo algo en el que muchas agrupaciones se refugian al calor de la moda de sonidos sucios y poco pulidos en la que llevamos inmersos varias temporadas. El garage rock nunca se ha ido, aunque en la actualidad el verdadero garage sea un género subterráneo. Pero cuando a estos dos estilos le introducimos un sonido oscurísimo cargado de una voz plenamente psicobilly es cuando nos damos cuenta de que la propuesta de este músico merece mucho la pena.

La primera impresión que nos dejan las primeras canciones es la de volver a escuchar a The Cramps después de mucho tiempo o que Elvis se reencarnase en el cuerpo de este joven asiático, pero que sigue teniendo el gusto que tuvo en su última época por ciertas sustancias y con pinta de haberse pasado de rosca con ellas debido a la oscuridad que planea durante toda la obra, aunque moviendo las caderas como en sus tiempos mozos. Esta comparación se hace tangible al enfrentarnos al tema que abre la obra, ”Speedway King”, y también en ”Sweet 17”, mi favorita. Pero además de las comparaciones, también hay que valorar una vertiente psicodélica y sesentera que muestra en ”A Hundred Highway”, con el sample de una canción que muchos de vosotros habréis escuchado, ”I Will Follow Him”, de Little Peggy March precursora del sonido girl group en los sesenta. También son reseñables los movimientos dulces que realiza en ”True Blue” y que también se percibe en ”Lord Knows Best” y que de una manera más dispersa también se encuentran en la mayor tema de canciones del compacto.

Con dos piezas instrumentales llegamos al final de un sueño asfixiante y cálido, de esos que hacen que despiertes en mitad de la noche con cierta sensación de tranquilidad y desasosiego, pero que más tarde te dejan volver a caer en un plácido descanso.

Ocho canciones que son convierten en una rara avis en los tiempos que corren, gracias a un tipo que parece haber sido tocado por la varita del talento. El único pero que se le podría poner, es su escasa duración y que el último tema parece que haya sido metido con calzador para llamar a esto disco en lugar de EP. Pero esto no puede oscurecer lo que nos presenta Dirty Beaches.

Os recordamos que Dirty Beaches estará el próximo 7 de agosto presentando su propuesta en La Casa Encendida de Madrid.


Acciones

Information

One response

13 06 2011
Pepe

Tengo el disco desde hace unos meses y me sorprendió mucho. Escuchar Badlands es como meterse en un mundo ajeno, extraño. Me mola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: