Primavera Sound: Martes + Miércoles + Jueves

2 06 2011

Tras el martes y el miércoles, generalmente días reservados para los residentes en Barcelona o para los más valientes, en los que destacó la actuación de Eli “Paperboy” Reed y o el llenazo del Poble Espanyol del miércoles, llegó el primer día grande del Primavera Sound 2011. El jueves fue la jornada de las colas: para ponerte la pulsera, para recargar la tarjeta, para las barras…Pese a que será recordado como el día en que la organización del festival se vio desbordada por el fallo del innovador sistema de tarjetas, también hubo música, y de gran calidad. El show de Sufjan Stevens en el Auditori, el desgarrador concierto de Grinderman o el éxtasis final de Girl Talk, fueron algunos de los triunfadores de la noche.

Martes

Eli Paperboy Reed playing his favourites: Aseguraba haber perdido el piano durante el viaje, por lo que estaba obligado a valerse tan solo de su guitarra para el concierto, pero cualquiera que asistiese al recital podrá atestiguar mis dudas de que el artista, en realidad, lo que quería era dejarnos boquiabiertos con su dominio de la seiscuerdas. Desde el Blues más profundo y añejo hasta una versión del bueno de Dylan, Eli desgranó sus canciones favoritas con una amplitud de registro pasmosa e incluso hizo subir al escenario a The Pepper Pots, con los que publicará un EP conjunto próximamente, para que le hiciesen los coros y las percusiones.
El único punto negativo de la velada fue para el público, al que el mismo artista hubo de llamar la atención con un inocente “Hay mucha gente hablando por aquí, ¿no?”

Miércoles


Comet Gain: Con un ambiente un tanto descafeinado en el que la gente estaba más preocupada de conseguir su primera cerveza del festival y después sentarse con su amigos a disfrutarla que de cualquier concierto, los británicos no supieron brillar todo lo que su genial repertorio merece. El sonido fue malo; muy malo. Y lo peor fue que a ellos no parecía importarles. Quizá hubiese sido mejor madrugar el Sábado para catarlos en el parque.

Echo & The Bunnymen: Es sorprendente como esta banda británica se mantiene firme sobre los escenarios con el paso de los años, pero más soprendente fue el aforo completo y la interminable cola que se formó en el acceso al Poble Espanyol durante la actuación de la banda.
Un sonido profundo y la potente voz de Ian McCulloch consiguieron mantener al público embriagado durante más de hora y media de concierto. Como ya se nos había adevertido, el repertorio de canciones fueron los temas de su álbum debut Cocodriles y de su siguiente álbum, Heaven up here. Escuchar más de 20 temas seguidos de sonido denso y oscuro puede resultar algo dificil y cansanado para el público de un festival pero en estos álbumes se encuentran temas ya míticos y admirables como son “Rescue”, “All My Colors” o “Do it clean” que interpretados magistralmente por la banda ayudaron a que el público vibrara y disfrutara en el Poble Espanyol.

Jueves

TAB: Los gallegos abrieron el escenario San Miguel y cumplieron con un set que combinó temas de sus dos discos a partes iguales. “Isa vs El partido Humanista”, “El Fantasma de la Transición” o “De la Monarquía a la Criptocracia” sonaron con la contundencia necesaria y fueron las más celebradas por un público algo desubicado por el incómodo inicio del festival.

Sonny & the Sunsets: Abrían el nuevo y lejano, muy lejano, escenario Llevant el cuarteto de San Francisco liderado por Sonny Smith. Con su rock de aroma 50’s y mucho shalala, quizá pagaron caro un volumen demasiado bajo, pero a excepción de sus temas estrella “Strange Love” y “Too Young to Burn”, apenas consiguieron levantar a un público que en esos momentos encontraba su principal preocupación en poder encontrar una barra que sirviera una cerveza.

Sufjan Stevens: La verdad es que es una difícil empresa expresar lo que algunos privilegiados tuvimos la suerte de vivir dentro del Auditori del Fórum. Tal y como el propio Sufjan dijo “las palabras son demasiado restrictivas y se cierran en torno a un significado muy concreto… Los sonidos puros son mucho más expresivos”.
Con nada más y nada menos que 12 músicos en escena -entre los que se incluían dos baterías, una flauta dulce y dos bailarinas coristas- el escenario se vistió de la música de Stevens, sobre todo de su último disco, The Age of Adz, y de explicaciones acerca de la temática de este.
Una propuesta en el límite de cualquier calificativo, sea su naturaleza positiva o negativa. Sufjan es el nuevo profeta y yo, que siempre me he jactado de mi ateísmo, ya estoy marcando su X en la declaración.

Of Montreal: mientras la mayoría de los asistentes al festival hacían cola para recargar la fallida tarjeta del Primavera, estos escéntricos estadounidenses llevaron la extravagancia a límites insospechados, brindando un divertido directo marcado por la parafernalia, los disfraces y el travestismo. El que no se lo pasara bien y no bailara es por que no quiso, o por que la hora quizás no fuera la más adecuada para su propuesta.

The Fresh & Onlys: No es que la apretada agenda del festival me dejase disfrutar todo lo que me hubiese gustado de este concierto, ya que he de ser sincero y deciros que pronto huí en busca de un buen hueco en Big Boi, pero lo cierto es que el garage pop psicodélico de los californianos lució de maravilla junto al mar del Pitchfork. Sus melodías ascendentes y sus innumerables influencias -que corren desde The Doors hasta The Beach Boys- dotaron de luz a la primera de las tardes del festival.

Big Boi: en un festival en el que el porcentaje de hip-hop de su cartel aumenta año a año, Big Boi ofreció la actuación más grande de este género. La mitad de Outkast, hizo un setlist compuesto tanto por temas de su ex-banda como de su trabajo en solitario. El primer artista de una gran lista, que conseguiría incendiar el Ray-Ban, formando una marea de manos en el aire.

Grinderman: Al caer la noche llegó el momento de Grinderman. La curiosidad del público por ver el proyecto paralelo de Nick Cave se convirtió en entrega gracias a la contundencia de la actuación. Tras abrir con “Mickey Mouse And The Goodbye Man” le siguió un setlist imparable en el que no faltaron “Get it on”, “Honey Bee (Let’s Fly to Mars)”, “Palaces Of Montezuma” o la eléctrica “No pussy blues”. El concierto estuvo marcado de momentazos como el de Cave cantando hasta perder la cabeza el “Tippy-toe, tippy-toe, I just want to relax!” o el de Warren Ellis aporreando sus maracas y contagiando su desenfado. La falta de un sonido sobresaliente del escenario San Miguel no eclipsó los aullidos de Cave o la maestría de Warren Ellis (violín, guitarra), Martyn Casey (bajo) y Jim Sclavunos (batería), quienes dieron una lección de rock sobrio, impulsivo y elegante.

Suicide: Llega el momento del gran solape del jueves, hay que decidirse entre Interpol, Suicide, Caribou, Das Racist o Kyst. Con un escenario Rayban sin excesivo público salieron a escena el duo neoyorquino. Más de treinta años han pasado desde aquel 77, cuando fueron una de las bandas precursoras del punk y desde entonces los veteranos Suicide siguen viviendo de ese debut, mas que nada porque dicho álbum es lo único bueno que han sacado en estas tres decadas. Con ritmos punkies, sintetizadores y unos gritos pasamos la velada.

Caribou: Pese a su coincidencia con Interpol, Suicide y Das Rascist, en uno de los solapes más dolorosos y crueles que se recuerdan, decidí acercarme al escenario ATP, y disfrutar en directo de uno de mis discos favoritos del año pasado. Amor platónico es lo que despertó en mí este peculiar matemático, que nos obsequió con el live de electrónica más exitoso del festival, que puso a bailar a todos los asistentes. La locura se desató con la veneradísima “Odessa”, sin duda una de las canciones que siempre me recordarán a este festival.

Interpol: Uno de los mejores directos de la primera gran jornada del festival, con un Paul Banks muy motivado y hablador, y un Brad Truax al que le sienta fenomenal el bajo de los neoyorkinos. Con su repertorio más festivalero y una perfecta ejecución, no faltaron desde sus principales hits como “Evil”, “Say Hello to the Angels”, “Slow Hands”, “The Heinrich Maneuver” o “Barricade”, hasta temas como “Success” o “The New”, que agradecimos enormemente los fans de la banda.

The Flaming Lips: en el mundo existen dos tipos de personas: los que han visto en directo a los Flaming Lips y los que no; y esta circunstancia creo que condiciona de gran manera el disfrute de su actuación. Para mí, fue la primera vez en la que pude ver a Wayne Coyne y los suyos, y he de decir que me pareció un espectáculo, uno de estos conciertos de los que sales con una tonta sonrisa en la boca que te dura toda la noche, en buena medida provocada por la plasticidad de su propuesta.

El Guincho: Pablo sabe montar una bacanal. Lo intuímos cuando el videoclip de “Bombay” saltó a la palestra y lo confirmamos en la espectacular noche del escenario Llevant.
Con un directo que ha ganado muchísimo desde que se hace acompañar por una banda convencional, El Guincho nos hizó bailar con sus ritmos entre caribeños y electrónicos, con esas letras a medio camino entro lo naive y lo sucio y con una lucha de almohadas entre unas despampanantes jóvenes que invitaban a subir al escenario y sumarse a la performance.
Como única queja; se me hizo corto, pero por lo visto es culpa mía, porque lo adelantaron 15 minutos.

Girl Talk: el rey de los mashups protagonizó uno de los cierres más espectaculares, enérgicos y alocados del festival, en el que las mezclas imposibles, de grupos tan dispares como Vampire Weekend, Rage Against the Machine, o Lady Gaga, fueron las protagonistas en este final de velada.

  Fotos cedidas por la organización del Primavera Sound y realizadas por los fotógrados: Dani Canto, Inma Varandela y Eric Pamies.

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: