Buddy Holly: cuando la música se convierte en icono.

22 05 2011

En una sección que pretende rescatar las más lúcidas joyas de la música pretérita, hay ciertas figuras que no deberían pasar desapercibidas. En Oldies on the Flame os hemos hablado de los inicios del Rock and Roll, de las más profundas raíces del Blues e incluso de los excitantes primeros pasos del Rock mejor definido, pero aún no os hemos hablado de una figura que no necesita mayor enmarcación que la de su propio nombre ni adscripción a otro movimiento que el que constituye la mejor música, aún no os hemos hablado de Charles Hardin Holley, al que seguro reconoceréis bajo el pseudónimo de Buddy Holly y quien, con tan solo tres discos de estudio, se convirtió en una de las piezas claves de la historia de la música popular.

Nacido en 1936, Holley fue alentado desde su más tierna infancia a entregarse a los placeres de la música por una familia que disfrutaba de sus pequeños recitales de salón acompañado de un violín, un banjo, una mandolina, un piano o una guitarra, instrumentos que llegó a dominar en su adolescencia. Cuando tan solo contaba con cinco años de edad, participó en un concurso de talentos celebrado en la feria de Lubbock, su ciudad natal. Interpretó junto a sus hermanos, mayores que él, el clásico de country “Down by the river of memories” y ganó el primer premio. Un claro presagio de lo que acontecería algunos años más tarde.

Su pasión por el Blues y el Country le llevó a formar algún que otro grupo y ha granjearse ciertos premios de interpretación en concursos locales que sirvieron para llamar la atención de Owen Bradley, un productor de Decca Records que en 1956 le ofreció grabar algunas canciones si era capaz de reunir una banda que le acompañase. Así nacieron Buddy Holly & The Crickets.

Apenas terminaron las sesiones de grabación, Bradley declaró que se arrepentía de haber confiado en aquel joven y que “That’ll be the day” era una de las peores canciones que había escuchado jamás, acabando así con cualquier relación entre el sello y el grupo y anulando la publicación de las grabaciones. Tan solo un año más tarde, Holly consiguió un contrato con otra compañía, Brunswick Records, y el sencillo alcanzó el número uno en Estados Unidos y Reino Unido. El bueno de Bradley debió tirarse de los pelos.

Tras el éxito en las listas y una actuación en The Ed Sullivan Show en la que interpretaron “That’ll be the day” y “Peggy Sue”, el grupo fue definitivamente lanzado al estrellato y Buddy Holly se ganó la fama de ser uno de los músicos más innovadores del momento, y no sólo porque tuvo la osadía de introducir instrumentos insólitos en el Rock & Roll en sus canciones, sino por una forma de tocar la guitarra, tanto rítmica como solista, que jamás se había visto en ningún otro músico.

El 3 de Febrero de 1959, tras haber publicado un álbum más con The Crickets y otro en solitario, Holly se encontraba en medio de la Winter Dance Party, una gira que recorría veinticuatro ciudades en apenas tres semanas y en la que actuaba junto con Dion & The Belmonts, Ritchie Valens y The Big Booper. Tras su actuación en Clear Lake, Iowa; Ritchie Valens, Big Booper y Holly decidieron alquilar una avioneta que les llevase a su siguiente destino para evitar el cansancio de la carretera.

La avioneta jamás llegó a su destino. Se declaró desaparecida tan solo dos horas y media más tarde y, a la mañana siguiente, los cuerpos de los tres músicos y el piloto fueron encontrados en una plantación cercana a Clear Lake.

Ese día pasaría a ser recordado como El día que murió la música, y, a su vez, Buddy Holly como uno de los músicos más influyentes de la historia. Desde The Beatles, bautizados así en homenaje a The Crickets, hasta Radiohead, cuya canción “True Love Waits” hace clara referencia a “True Love Ways”, pasando por Weezer y su éxito “Buddy Holly” o Joe Strummer, líder de The Clash, que se declaró fan incondicional de todo cuanto nuestro artista había hecho, las canciones de Buddy Holly se articulan como uno de los más icónicos legados de la música popular.

Disfrutad de “That’ll be the day”, “una de las peores canciones que escucharéis jamás”.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

22 05 2011
bobbyrto

Muy bueno! Un grande de la música, sin ninguna duda.

Vaya ojo tenía el amigo Owen Bradley xD

22 05 2011
Recycling Panda

Grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: