Fleet Foxes – Helplessness Blues: La difícil tarea de mantener el nivel tras una obra maestra

4 05 2011


Tener la responsabilidad de mantener el nivel de una obra maestra, o al menos quedarse lo más cerca posible de ella, es algo que sin duda es complicado, y que muchos grupos no consiguen. Aún lo es mucho más si con tu música tienes la capacidad de remover sentimientos en el interior de una persona. Esto lo consiguieron Fleet Foxes con su debut homónimo, un trabajo que ya es un clásico de la música y que con el paso del tiempo sigue creciendo y madurando, como si del mejor del mejor de los vino se tratase.

Tres años han tardado los de Seattle en dar salida a la continuación de su ópera prima. Helplessness Blues, un trabajo que necesita tiempo para ser digerido, que tiene que ser masticado con tranquilidad para disfrutar de todos los matices de su sabor, pero con el que al final consigues realizar una gran digestión y disfrutar mucho con el paso de las escuchas.

¿Han cambiado Fleet Foxes? En cierta forma podríamos decir que lo han hecho. En su debut apostaban por unas melodías más directas y más sencillas de asimilar. Canciones como ”He Doesn’t Know Why”, ”White Winter Hymnal” o ”Your Protector”, son temas que en su día conseguían entrar en la cabeza del oyente a la primera y que en este disco únicamente ocurre con la que da nombre al compacto, ”Helplessness Blues”, mientras que en su nueva entrega han depurado más sus sonidos, puede que no sean tan asequibles en ese aspecto y las han dado una salida más sólida.

Una de las mayores novedades que encontramos en la agrupación es la pérdida de protagonismo del sonido barroco que les acompañaba en su primera entrega. Pese a que sigue existiendo, ahora el folk más clásico ha tomado mayor protagonismo, siendo su vertiente progresiva en la que el grupo se ha adentrado por primera vez en su música. Canciones como ”Sim Sala Bim”, ”The Plains / Bitter Dancer” o ”The Shrine / An Argument” son los ejemplos más tangibles que tenemos. Pero la americana (el género) también sigue teniendo peso en su sonido, escuchando ”Someone You’d Admire” o ”Blue Spotted Tail” muestran una visión más clásica de Fleet Foxes e igual de agradable que el resto de los cortes que nos encontramos en esta nueva aventura.

Robin Pecknold es ahora la pieza más visible del grupo, mientras antes se escondía entre una gran cantidad de juegos vocales (que aún existen pero en menor medida), ahora suena mejor que nunca, con un lirísimo dulce y suave, pero también feroz, como demuestra en la ya mencionada ”The Shrine / An Argument”, en el que saca las garras y demuestra una visión agresiva que pensábamos que no podía tener.

En un tiempo en el que lo ruidoso marca tendencia, un grupo de folkies barbudos vuelve a demostrar que con un sonido de corte clásico e inclusive algo añejo, se puede triunfar.

Fleet Foxes lo han vuelto a hacer y demuestran que son uno de los grandes grupos que tenemos en la actualidad, demostrándolo con este magistral Helplessness Bluess, que sin duda se encontrará en los primeros puestos de las listas mejores discos del año. ¡Bravo!


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: