Los mejores momentos musicales del cine de Tarantino

1 05 2011

Pocos directores saben usar la música en sus películas tan bien como Quentin Tarantino. Sin usar scores originales normalmente (no se fía de ningún compositor excepto de Morricone), la forma de insertar cada tema en sus películas va más allá de vender un track y tiene más que ver con un fin estético. Cada canción supone una capa más de la trama de la historia, y además de contextualizarla perfectamente, transmite información adicional a lo que puedes ver en pantalla.

Este genio logra un contraste entre el lirismo de la música y la violencia y brutalidad de las imágenes, cosa nada fácil. Es capaz de reencontrar joyas olvidadas y se las descubre a una nueva generación de fans. Aquí van algunos de los momentos más enormes, aunque no sea lo mejor para un Día de la Madre… Bueno, sí, que a la mía le encanta este hombre:

Brothers Johnson – “Strawberry Letter 23” [Jackie Brown]

Una de las mejores virtudes de Jackie Brown era su banda sonora setentera, especialmente este tema, que suena en el coche de Samuel L. Jackson cuando va a visitar a Robert de Niro.

Chuck Berry – “You Never Can Tell” [Pulp Fiction]

“I want to dance, and I want to win. I want that trophy, so dance good.” Mítica escena que rescata ese temazo de Chuck Berry, que acompaña el regreso a las pistas de baile de Travolta. Doble win.

Dave Dee, Dozy, Beaky, Mick & Titch – “Hold Tight” [Death Proof]

Una de mis bandas sonoras favoritas si hablamos de Tarantino. Su contribución a Grindhouse nos dejaba esta escena tan memorable donde cuatro chicas (buenorras) se lo pasan bien en su coche hasta que Stuntman Mike se choca contra ellas. Por lo menos llevaban una música cojonuda.

David Bowie – “Cat People (Putting Out Fire)” [Inglorious Basterds]

El temazo para la venganza de Soshanna dejaba esta letra: “putting out fire with gasoline”, y parece que encaja perfectamente con el plan de acabar con un teatro lleno de nazis. Mola.

Dick Dale – “Misirlou” [Pulp Fiction]

Después del momentazo inicial de Pumpkin y Honey Bunny, venía el increíble opening de Pulp Fiction y ese clásico del surf-jam que es “Misirlou”. ¡Me encanta! Incluso sabiendo lo que hicieron con él los Black Eyes Peas…

Bobby Womack – “Across 110th Street” [Jackie Brown]

Tarantino tiene algo con los openings, y aquí tenemos otro increíble. Este tema acompaña a Pam Grier en su viaje a través del aeropuerto, marcando el tono setentero que tendrá toda la película.

Bernard Herrmann – “Twisted Nerve” [Kill Bill]

Ya os hablé de Bernard Herrmann en mi primera entrada y os contaba la historia del silbido. Ay, qué recuerdos. El caso es que se termina convirtiendo en una descarga de pavor.

Urge Overkill – “Girl, You’ll Be A Woman Soon” [Pulp Fiction]

Tarantino escribió esta escena con la canción de Urge Overkill en mente. Aparentemente, tenía planes para cortar la escena entera si los derechos de la canción no se aseguraban.

 George Baker – “Little Green Bag” [Reservoir Dogs]

La primera de las icónicas secuencias de apertura del amigo, el súper famoso paseo en slow-motion de Reservoir Dogs, cuya imagen se convierte en el logo de la productora de Tarantino, A Band Apart. A estas alturas de mi vida, todavía me fascina esta entrada (a partir del 07:30, aunque la escena inicial de la conversación de Like A Virgin no tiene desperdicio).

Al Hirt – “Green Hornet Theme” [Kill Bill]

El estruendo de la trompeta se volvió típico de la cultura popular cuando se mostró el tema para Green Hornet. Una versión modificada suena durante el montaje de la Novia viajando para encontrarse con O-Ren Ishii.  “One ticket to Tokyo please!”

 The Centurians – “Bullwinkle Part II” [Pulp Fiction]

Este rollo surfer-rock suena cuando Vincent se drojjjja (para los catedráticos de la lengua: “droja” está escrito a propósito así, ;)), y es una maldita maravilla audiovisual.

Stealers Wheel – “Stuck in the Middle With You” [Reservoir Dogs]

La escena musical más memorable de Tarantino, y mi favorita de todas sus películas. La icónica escena en la que un psicótico Mr. Blonde (MARRY ME, PLEASE), brillantemente interpretado por Michael Madsen (MARRY ME TOO), baila alrededor del policía al que está torturando, por dejarlo ahí. La feliz cancionaza de Stealers Wheel es el ejemplo perfecto de cómo puede Tarantino contrastar la música con la brutalidad de las imágenes. Me muero de amor, señores.

De Kill Bill 2 rescataría The Demise of Barbara and the Return of Joe, ya que si Kill Bill fue el personal homenaje de Tarantino a los samurais, Kill Bill 2 lo era a su amor por el western, y no hay mejor música para el género que la de su querido Morricone.

Por supuesto, podría poner millones más, pero este es mi post y me lo follo cuando quiero, :D.

Anuncios

Acciones

Information

One response

1 05 2011
lologoza

Me encanta este hombre, y me encanta como selecciona la música. Es un jodido crack, este fechisita de los pies! y mi mayor debilidad en el mundo del cine…

Muy buena entrada Lee!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: