Panda Bear – Tomboy: Nuesto animal favorito lo ha vuelto a lograr

12 04 2011

Noah Lennox es uno de los músicos más talentosos de esta última década, de eso no cabe duda. Desde que conoció a Avey Tare su vida dio un vuelco por completo. Primero haciendo música con Tare, y más tarde uniéndose Geologist, fundando uno de los grupos más importantes en los últimos años: Animal Collective. Con ambos ha sido capaz de componer casi de todo: neo-psychedelia, noise, drone, experimental rock, psychedelic folk, psychedelic pop, freak folk, etc., entre muchos otros géneros.

En cambio, Noah es tan ambicioso, que además de seguir con su grupo, comenzó a lanzar referencias en solitario de distintos pelajes, desde la electrónica hasta el folk psicodélico (que también ha practicado con los Animalitos). Su éxito sin compañeros llegaría con Person Pitch, un álbum en el que parecía que había sido miembro de los Beach Boys en tiempos pasados, por ese sonido pop con aires playeros, aunque con vertientes electrónicas y psicodelia muy marcada.

Ahora, después de entregarnos aquella obra maestra, y tras cuatro años de sequía en solitario, aparece con Tomboy, un disco producido por Sonic Boom (guitarrista de Spacemen 3 y productor de gente como MGMT) y en el que vuelve a sacar lo mejor de sí mismo.

You Can Count of Me‘ abre el álbum con los ya clásicos juegos vocales y reverberaciones del autor; este primer tema es pieza de ritmos tribales, y un perfecto arranque de preparación para lo que vendrá a continuación.

La segunda canción es la que da nombre al cuarto trabajo del estadounidense: ‘Tomboy’. En ella la psicodelia y los tintes electrónicos son los que llevan la armonía; Noah consigue sacar el máximo partido a la pieza utilizando los sintetizadores encima de una voz que suena como si estuviese bajo el agua.

El trío de temas que viene tras ‘Tomboy’ es sencillamente increíble, de lo mejor que podemos encontrar en su nueva aventura. ‘Slow Montion‘ nace de forma abrupta; el sonido del teclado comienza a repetirse una y otra vez, y los loops vocales van entrando en liza en una amalgama cautivadora de sonidos.

El año pasado Nathan Williams se auto-proclamaba como King of the Beach gracias a temas como ‘Mickey Mouse‘, en el que recordaba totalmente a los sonidos que hace Panda Bear. Pues ahora, nuestro querido Pandita ha creado ‘Surfer’s Hymn‘ que se inicia con las olas del mar chocando en la playa y con unos soleados estribillos pop entrando en nuestra cabeza. Y quedándose en ella transcurre su particular himno surfista gracias a las armonías vocales; es perfecto para los días de calor que estamos viviendo, y para lo que vendrá en los próximos meses.

En ese estado de gracia también se mueve ‘Last Night at the Jetty’, otro himno pop revitalizante que sigue manteniendo el nivel espectacular en esta primera parte de Tomboy, que acaba con esos tres fabulosos cortes de los que hablaba unas líneas más arriba.

Drone’ abre la segunda mitad del compacto; hay que destacar que esta canción es el único resquicio negativo que encontramos, ya que es un tema con el que se supone que se podrían separar las dos partes de la obra, pero que desentona con el conjunto general y no termina de encajar en el engranaje de la máquina.

Tras ese pequeño tropiezo, llegan dos de los momentos más memorables de la obra: ‘Alsatian Darn‘, es una pieza en la que Lennox mantiene su estilo y que contiene una de las letras que más me han gustado,  y ‘Scheherazade‘, en la que crea una atmósfera relajante, aunque de tintes oscuros, que nos hace ver que en la playa de Lennox también puede llover.

A ritmo hawaiano (quizás jamaicano) transcurre ‘Friendship Bracelet‘, con la que nos adentramos en el último tramo; y ‘Afterbuner‘, que gracias a su pop progresivo (de toques electrónicos) consigue enganchar rápidamente.

Aunque ya sabéis que la mayoría de las canciones fueron presentadas anteriormente como singles, la adaptación al disco ha hecho que la mayoría padecieran cambios, en su totalidad positivos, algo que no ha pasado con una que no lo había sido, pero que seguramente alguno de vosotros ya había escuchado. Os estoy hablando de ‘Benfica‘ (va por el equipo de fútbol, correcto), una pieza que en su versión anterior era mucho más larga, con muchos más loops y que ahora es presentada como si de una bonita puesta de sol en la playa portuguesa se tratase.

Puede que estemos ante un álbum quizás menos detallista que su antecesor, con loops mucho menos psicodélicos y oscuros, con los que paradójicamente en canciones como ‘Good Girls / Carrots‘ o la grandiosa ‘Bros‘ de  Person Pitch se conseguía el orgasmo sonoro perfecto; aún así, esto no quita que el álbum sea genialidad pura. Panda Bear es un mago, y sin duda, uno de los grandes genios contemporáneos, que esperemos no se retire nunca.

Os recordamos que el disco al completo lo podéis escuchar pinchando aquí.


Acciones

Information

2 responses

12 04 2011
Ales Glass

Los veré (a todos juntos) este año en Barcelona, y discos como este me dicen que los pillare en plena forma.

Saludos.

13 04 2011
Doctor Nick

Al igual que el animal, Noah Lennox también debería estar protegido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: