Entrevista con Antonio Luque (Sr.Chinarro) (II)

21 02 2011

Lo prometido es deuda. Ayer prometíamos que la segunda parte la publicaríamos pronto y un día después podréis leer la segunda parte de la entrevista con Antonio Luque.  En esta nueva entrega, Luque nos habla del FIB, de los cambios que ha sufrido la industria en estos últimos 20 años, de la llamada Ley Sinde y de su experiencia en el mundo literario entre otras cosas.

¿Te sueles basar en experiencias personales a la hora de crear las letras? ¿Hay otras cosas en las que te inspires?

Los libros suelen estar basados en alguna experiencia personal. Es más, es lo más frecuente. Luego sales a la calle y las experiencias personales son todas las mismas, va todo el mundo muy a lo suyo… a beber, a ver si echa un polvo y si alguien tiene conversación es porque lee. Al final la experiencia personal vuelve a ser la de la lectura.
La música, por el poder abstracto del sonido, me parece mucho más misteriosa. Cuando oyes, por ejemplo, la melodía del telediario del año 1982, y dices: ”Esto me suena a algo y no se de qué”, y resulta que era porque te gustaba Concha García Campoy (risas). Pero claro, el modo en que uno interpreta la realidad influyen las opiniones, el juicio…

En la primera parte de tu carrera publicabas mucho material a través de epés. ¿A qué se debe este largo parón? Y, sobre todo, ¿ es definitivo?

No lo sé. Bueno, el epé era una buena manera de decir “estoy aquí” sin tú haber hecho gran cosa. O sea tus cuatro canciones y ya. A mí me molaría mucho que volviera el single, porque la canción es una y ya. Luego vas sacando muchas y las buenas las puedes meter en álbumes. De ahí viene la palabra álbum, ¿no? De ir coleccionando canciones sueltas por ahí.

Yo creo que las canciones que más he escuchado tuyas han sido las de “La Pena Máxima”

Ah, ese quedó guay, no sé. Le pillaba un sonido así misterioso, pero se hizo solo entre la caja de ritmos, que era de un programa de ordenador que yo tenía muy rudimentario y Paco Loco, que era la línea de bajo y la guitarra. Todo lo demás lo hice yo. La voz a mí me suena como muy engolada, pero sí, tiene un halo de misterio.

¿Cómo fue tu experiencia en el mundo literario? ¿piensas repetir?

Bien, en la época en que salió “Ronroneando” utilizaba un fotolog e internet para escribir. En principio pasas de promoción, pero dejaba volar la imaginación y terminaba escribiendo cualquier chorrada. Y se ve que desde el blog del fnac se enteraron, se me acercaron dos editores de una editorial potente y me dijeron que confiaban, que creían que lo hacía bien, que hiciera algo más intenso. Yo tardé, porque quería hacer una novela y una novela es algo muy difícil, pero tenía el gusanillo. Otra editora, esta amiga del más antiguo de Alpha Decay, me dijo que si quería participar en el libro de cuentos de “Matar en Barcelona”, y a los dos días le mandé el cuento más que nada para ver si era capaz, porque nada, eran seis páginas en archivo word y mi sorpresa fue que lo había empezado con ganas, que le había gustado mucho y que le mandara más cuentos y dije yo: “Coño, ¿habrá sido flor de un día? ¿casualidad que me ha salido bien?” y dije, “voy a escribir dos más”, y también le gustaron, y en cuatro días ya estaba escribiendo “Socorrismo” (su libro). Tengo la novela terminada y me gustaría que la publicara la otra editorial, porque es más grande, para que tenga más distribución.

¿Qué escuchas útimamente y que nos recomendarías escuchar?

Últimamente estoy en el ordenador respondiendo a muchos correos, que empieza la cosa a animarse por lo del disco, y también en el Facebook que tengo cierto enganche… y bueno, a parte de que me sirve como promo, en el fondo lo hago porque me apetece, así que cuando estoy en el ordenador uso mucho el Youtube para recordar cosas, canciones. A parte, ahora estoy dando clases de esto, de guitarra, canto y esto, porque es lo que me gusta… Y estoy haciendo eso, buscando las canciones que tengan algún secreto que me haya impactado. Por ejemplo, con decirte que el otro día me puse a mirar una de Raffaella Carra, la de ”Fiesta”, me mola mucho porque la estrofa va triste y cuando llega el estribillo es alegre, no? Mola mucho cuando las dos partes de las canciones son diferentes pero juntas son fantásticas.

¿Te animarías a cantarla en directo?

Chinarro no graba versiones, lo hago porque me gusta… Hombre, si yo hago algún día un disco de versiones igual sí, una vez en Málaga me invitaron a participar a una cosa de estas, y me molaría tener un grupo de versiones y tocar en los bares, aunque sea por lo típico, 50 pavos y los cubatas, no? Y por pasar el rato y eso, pero no se por qué siempre cuando lo propongo nadie me toma en serio.

¿Notas diferencias en el mundo de la música con respecto a hace 15 o 20 años? ¿Si es así en qué lo has notado?

Claro, mucha, porque entonces no había industria, todo se iba inventando al tiempo. Yo recuerdo una cosa que dije en una entrevista de esas mías descreídas de la época “Yo te considero periodista musical si tú me consideras músico aquí” Y era ese un poco el trato. Bueno, aquello era una muestra de incredulidad, de cinismo casi…era una descripción fiel de lo que estaba ocurriendo. Todo estaba haciéndose sobre la marcha y, mientras en Inglaterra y Estados Unidos había una industria musical poderosa, aquí había lo de siempre. Recuerdo el fanzine “Malsonando” que es de donde salió Acuarela, la contraportada era una foto del mundo de los culebrones: de Bertín Osborne, Isabel Pantoja…era como un poco la España casposa, ya quedaba atrás de los 80 y había que inventarse algo un poquito más guay. De ahí vino luego el gafapastismo. Era como una especie de ilustración, de gente que no era tan rara porque viera o porque escuchara a My Bloody Valentine o Dinosaur Jr., por tocar dos de los grupos que llegaron del movimiento primero. De ahí surgió la Sala Maravillas o lo que ahora es el FIB. Todo se iba haciendo sobre la marcha. La prensa musical de entonces tenía que ser la que diera cabida. Quizá un poco el fallo de la época fue que se pensaba “esto es tan nuevo y tan bonito que…vale todo” y no valía todo. Y ahora me sorprende como la gente no se da cuenta de que hundiendo a la industria los que tendrán problemas para hacerse un disco, como siempre, pues serán los pequeños. Y va a quedar la industria grande, porque quiera lo que quiera el internauta esa no se hunde y volveremos de nuevo a lo que solamente suene por la radio o la tele. Me da la sensación de que vamos a volver a eso.

En su momento fuiste de los primeros en participar en el FIB, como lo ves después de tantos años?

Al primer festival que fui fue al Reading en Inglaterra en el 91. Tenía 20 años y me lo pasé muy bien. Supongo que si yo tuve el derecho de ir allí a un festival, los ingleses también tienen el derecho de venir aquí, ya que hace mejor tiempo y eso, tampoco pasa nada. Tienen unas pintillas así rancias pero bueno, que no pasa nada, también hay mucha gente así en el Primavera Sound. Un macrofestival puede ser un poco incómodo, así que yo prefiero estar en el otro lado, con la pulserita que me deja tocar en el escenario porque delante… hay que hacer cola hasta para tomarse una cerveza.

Ayer se aprobó en el congreso la llamada ley Sinde, qué opinas sobre ella?

Bueno la ley es un parche, se ha hecho mal y tarde, como siempre. Además me parece que hay cosas mucho más graves que la descarga de canciones, porque al final los músicos siempre tendrán los conciertos, mientras que otras cosas como un asesinato no tienen remedio. ¿Qué pasará si la sitaución no cambia? Pues que al final los conciertos serán más caros. Yo ponía este ejemplo el otro día: Es como si estamos en la cervecería y dices ‘Quiero cerveza gratis’ y todo el mundo se pone: ‘Gratis!! Gratis!!’ Pues vale, la cerveza gratis, pero subirán el precio de la hamburguesa y te servirán cerveza de peor calidad. Entonces pues es eso, si las canciones se quiere que sean gratis, las grabaciones serán cada vez más baratas y los conciertos más caros.

A mi me parecía mejor antes cuando pagabas tu disco, tu vinilo, que era una cosa muy bonita y que te molaba poseer y poner en el plato.. que sonaba de maravilla y tal… Pero aunque parezca que ahora vuelve, yo creo que es demasiado bonito para ser verdad, soy de naturaleza pesimista.

También es verdad que si ahora te compras un CD de tantos grupos que hay que se están adelantando a los acontecimientos, en mi opinión, y están haciendo grabaciones baratas y vendiéndolas como si fueran CD’s profesionales… Y la gente lo compra, y ve que eso no tiene calidad y que no se diferencia de un mp3, pues la gente dice: ‘Para pagar por esto me lo descargo de Internet’… Y eso es lógico.

Si grabas una maqueta en casa, currándotelo, no digo que no, pero con tus colegas y 4 apaños, puedes regalarlo, pero un disco grabado profesionalmente, al final es caro, porque se graba en carretes de 2 pulgadas, con micrófonos muy caros, con compresores más caros todavía, en estudios de grabación aislados que pregunta tú cuánto cuesta eso… Al final todo eso vale muchísimo dinero y por eso no se puede regalar. Yo sí que puedo grabar aquí una canción con 4 micros y 4 apaños y regalarlo, pero una grabación profesional vale muchísimo dinero, cómo la vas a colgar en Internet gratis?? No, eso no se puede.

El problema que veo es el de los precios, yo por ejemplo compre por primera vez en amazon, y me compré discos de Sufjan Stevens, The National, Arcade Fire… 7e, 6e, 8e- aquí sin embargo cuestan 12e, 15e, 18e…

Yo he hecho las cuentas, voy a sacar disco, y venderlos por 7e es arriesgar demasiado. ¿Qué hombre de negocios arriesgaría su capital (Porque el que paga esto es un empresario que invierte mucho dinero) para sacar un beneficio en todo caso del 2%? Nadie.

El precio sale de tener en cuenta todos los gastos: de producción, de grabación, de pagar a los técnicos… a todos los que trabajan en el disco vamos, y el resultado lo divides por las copias que tu prevés que vas a vender aproximadamente… Pues después de todo esto, si el disco sale a la venta a 7e la rentabilidad es mínima, y nadie va a comprometer su dinero para obtener tan poco beneficio. Y hay que tener en cuenta que puede ser también que después no lo vendas, porque el riesgo existe y alguien tiene que asumirlo, y ese riesgo tiene que ser premiado.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: