James Blake – James Blake: menos es más

10 02 2011

Este joven londinense de tan sólo 22 años ha conseguido con este álbum de debut títulado igual que su nombre de pila – recientemente ha bromeado con la idea de buscarse un nombre artístico por ser demasiado común – atraer el interés de todo tipo de público mediante una fusión de géneros, producto de la infinidad de influencias musicales que ha recibido desde su infancia.

James Blake comenzó a tocar el piano con apenas seis años, una afición que reconoce como influencia de la pasión de su padre, que hizo sus pinitos como guitarrista y cantante. Blake flirteó con la guitarra, pero terminó sintiéndose más agusto tocando el piano desde la escuela primaria. Comenzó sus estudios universitarios de música popular en la Goldsmiths londinense y de forma totalmente casera fue grabando y autoproduciendo canciones al tiempo que estudiaba. Por entonces tan sólo contaba con 19 años. Tras un par de epés basados en el género electrónico conocido como dubstep, entre los que se incluye “CMYK”, que podéis escuchar bajo estas líneas, el éxito le llega con “Limit To Your Love”, una versión de Feist, incluida en su álbum The Reminder (2007, Arts & Crafts).

Con “Limit To Your Love” Blake dejaba la canción de Feist al desnudo, valiéndose tan sólo del piano, su voz (que se va modulando y suena mediante diferentes capas a lo largo del tema) y unas mínimas bases rítmicas muy marcadas y potentes, que dan el efecto de hacer temblar los oídos al escucharlas, como luego expresaría en el videoclip del tema. Sorprendente la oposición, al menos a primera vista, en términos de estilo de esta versión con lo que había venido haciendo hasta entonces. Blake planteó la versión como un homenaje al ritmo pausado, frente a lo frenético de la música actual, un verdadero homenaje al silencio. La canción se ha convertido en un éxito considerable y está incluida como primer single de su álbum de debut, James Blake (2011, ATLAS/ A&M), que auna lo más innovador con estilos clásicos con los que cualquiera está familiarizado, lo que es posiblemente su mayor virtud.

Blake recoge en este álbum lo mejor del dubstep, esa ambientación atmosférica de ritmos pausados y aparentemente descompasados, con fraseos repetitivos que van introduciendo capas de sonido que vienen y van para moldear esa atmósfera al antojo del artista. A lo que no estábamos tan acostumbrados era a la utilización de la propia voz del artista (tremendamente modulada y tratada, eso sí), pues casi siempre los vemos más bien alejados de todo lo que no sean samplers, teclados y demás aparatos electrónicos. Este estilo se puede ver en su mejor expresión en “Wilhelm’s Scream”, el segundo single del álbum.

Blake lleva el minimalismo al máximo en el inicio de “I Never Learnt To Share”, una única frase repetida una y otra vez, que al principio suena como un pensamiento infantil, pero que conforme pasan los segundos y, a través de bases que parecen provocar la sensación de una pesadilla, se torna en un pensamiento oscuro y con múltiples interpretaciones. Con tan poco es muy difícil hacer tanto. En “Lindesfarne I” y “Lindesfarne II” nos encontramos con un pequeño interludio que culmina en la segunda parte con una base adictiva que consigue atrapar y nos prepara para una segunda parte del disco, encabezada por “Limit To Your Love” y que continúa con “Give Me My Month”. En ella hay una clara inspiración en el gospel (en la letra dice “déjame ver donde se ha ido” como pidiéndole a Dios) en un tema que se nota sincero y muy sentido. También “Why Don’t You Call Me” se inspira en el gospel, un tema de corta duración pero muy medido en tiempos y con un final que inspira tristeza y ternura. De la parte final del disco cabe destacar por último ese “I Mind”, el tema más puramente electrónico del disco junto con “Unluck”, con un ritmo para quedarse atrapado durante horas y que devuelve a Blake a sus primeros epés.

Un disco de notable alto al que quizá le falla algún que otro bajón de intensidad en su escucha completa pero que merece la atención para saborear los grandes momentos que contiene y que convierte a Blake en uno de los artistas a seguir durante este año.


Acciones

Information

5 responses

10 02 2011
lologoza

Muy buena crítica Raúl! Yo la primera vez que lo escuche no me dijo nada el disco, pero poco a poco le he cogiendo el gustillo y apreciando matices que antes ni me había dado cuenta de que estaban ahí.

Ya os contaré que tal en directo, que lo veré en Amsterdam!

10 02 2011
Álex

Gran disco!! ^^ aunque yo prefiero los dos “epés” del año pasado

11 02 2011
Recycling Panda

Buena reseña.

Yo la verdad es que le prefería en los epés. De este disco me gustan las 4 o 5 primeras canciones y poco más.

11 02 2011
donteatheyellowsnow

Gran coñazo de disco…Un sopor

15 04 2011
James Blake visitará Madrid « My Feet In Flames

[…] Las entradas cuestan 20 euros, y se pueden adquirir a través de Ticketmaster y Codectickets. Por si aún no conocéis su álbum debut, que sin duda será uno de los triunfadores a finales de este 2011, podéis leer la crítica que realizamos en My Feet in Flames pinchando aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: