Kanye West – My Beautiful Dark Twisted Fantasy (I)

30 11 2010

AMi objetivo en la vida es ser el artista más grande de todos los tiempos, (pero) eso es muy difícil teniendo en cuenta que no puedo bailar o cantar.”

Kanye West en una entrevista en octubre de 2010 para la MTV

Después de decir la frase que tenéis sobre estas líneas Kanye rió, quitándole hierro al asunto, pues continúa viéndose muy lejos de Michael Jackson, su héroe personal, pero en el fondo se entiende que no bromea.

Kanye tiene una biografía muy diferente a la del grueso de raperos norteamericanos. Abandonó temprano sus estudios universitarios en Chicago para dedicarse a la producción de artistas como Jay-Z o Alicia Keys consiguiendo un notable prestigio, pero siempre con la idea de subirse a un escenario algún día, pese a no tener cualidades para ello. Recibió negativas a su posible lanzamiento discográfico desde todas partes, pero tras el accidente que casi acaba con su vida en 2002 decidió lanzar su primer álbum de estudio, que hasta entonces se había estado retrasando una y otra vez. Con la ayuda de su madre, que hacía labores de manager personal, Kanye se labró una meteórica carrera discográfica repleta de éxitos. Sus letras destacaban por tener un toque algo infantil, muy alejado del rapero que parece haber librado mil batallas. Una especie de rapero-nerd especializado en la producción de su propio sonido.

Su ambición creció con los años, hasta alcanzar el techo con aquella colaboración con Daft Punk llamada “Stronger” y su salida de tono en la edición de 2009 de los premios a los mejores videoclips de la MTV. Aquella noche robó el momento de gloria a Taylor Swift cuando le entregaban el premio a mejor video de artista femenino para decir que Beyonce merecía el premio en realidad por haber hecho uno de los mejores videoclips de la historia.

Aproximadamente un año antes Kanye habló por primera vez de la muerte de su madre, fallecida en 2007 por complicaciones quirúrgicas en una operación. Desde muchos medios se atribuyó su salida de tono en la MTV a una posible depresión por la muerte de su madre, quien había sido el pilar de su vida hasta entonces. Kanye se refugió en las redes sociales para defenderse de los ataques contra él y durante meses no volvió a aparecer en los medios.

A través de Twitter y Facebook se sintió realmente cómodo hablando hacia sus fans. En una ocasión comentó “¡Ojalá Michael Jackson hubiera tenido Twitter!”, pues el consiguió defenderse con total libertad de las acusaciones sobre su persona, algo que Jackson no logró nunca en vida. Poco después decidió deleitar a sus fans con una canción nueva a la semana, en un gesto que recordaba a Radiohead y su “paga por este disco lo que creas conveniente”, y mientras tanto preparaba canciones para el disco que nos ocupa, a un ritmo de trabajo apabullante.

Durante la preparación de My Beautiful Dark Twisted Fantasy (Rock-A-Fella, Def Jam, 2010) Kanye planteó la posibilidad de continuar homenajeando en las letras a su madre como en su anterior disco, 808s & Heartbreak (Rock-A-Fella, Island Def Jam, 2008), pero afortunadamente poco a poco fue desechando la idea para finalmente centrarlo en algo mucho más global e interesante. El disco basa sus letras en una exploración al detalle del modelo de “estadounidense famoso y rico obsesionado con una cultura hedonista”, no sólo refiriéndose a otros famosos y ricos, sino refiriéndose también a él mismo, dejando en muchas ocasiones la duda sobre si lo que cuenta es realidad o fantasía.

En el primer tema la rapera Nicki Minaj ya nos anticipa el contenido de la letra en una introducción. La ficción o fantasía distorsionada (twisted fantasy) que da nombre al disco. Kanye habla de excesos, de prepotencia, hipocresía, ignorancia y todo eso se lo atribuye a él mismo. Ficción distorsionada, la que le atribuyen a Kanye y de la que no puede escapar, por eso quizá sea mejor hablar de ella como si lo fuera. Un inicio espectacular y una producción en los coros perfecta, aunque no es más que un preludio de lo que nos viene a partir del tercer tema.

El segundo corte, “Gorgeus”, contiene quizá las mejores letras del disco y, por extensión, de la carrera de Kanye, no así la música, pues aparte de un clásico estribillo que se repite para dar pie a cada tramo de rapeo, sólo nos acompaña una tímida base y hacia el final, un riff de guitarra. No obstante, el protagonismo de las letras en esta canción es necesario, pues hay mucha tela que contar. A mitad de la canción dice “Es hip hop, sólo un eufemismo de una nueva religión / La música soul (alma en inglés) para los esclavos que la juventud se está perdiendo”. Por un lado habla de que el hip hop se ha rodeado de una mística que no le favorece en absoluto, muy parecida a la de una secta (¿liderada por quién?) y por el otro habla de que hoy en día los artistas de hip hop parecen más ocupados en copiar las bases de otros que de realizar música y letras desde el corazón y no desde el bolsillo. Uno tras otro, los versos están repletos de referencias, como si quisiera expresar mil ideas en una sola canción. Kanye parece con este tema mandar un mensaje de que está preparado para llevar a cabo una revolución del género con este trabajo, tan viciado en el capitalismo que se ha convertido en tan sólo una competición por ver quién vende más. Como dice en el estribillo, “¿Podemos llegar más alto?” El tiempo responderá a esta pregunta.

Con “Power”, tercera canción del álbum, tenemos una genial combinación de géneros, de sonidos africanos al sample de “21st Century Schizoid Man” de King Crimson sin abandonar el hip hop, dando como resultado una canción pop en la que sonidos tan opuestos se entrecruzan y crean una de las mejores canciones del disco.

A continuación un precioso interludio con piano y violines que consigue calmar el éxtasis de la anterior canción y que nos prepara para la siguiente, “All Of The Lights”. Unas cornetas anuncian la voz de Rihanna y la que es quizás la mejor base del álbum. La canción aún no se ha estrenado como single, pero está destinada a reventar las listas de éxitos en cuanto lo haga.

Hasta aquí la primera parte de la crítica de este disco al que por la cantidad de información que contiene y lo complicado que resulta de digerir en profundidad hemos decidido dividir en dos. Estad atentos los próximos días para la segunda parte.

Actualización: Podéis leer la segunda parte aquí.


Acciones

Information

5 responses

30 11 2010
bobbyrto

Increíble Raúl!!
Hablando de la influencia de su madre, siempre que se comenta me viene a la mente Hey Mama del gran Late Registration (http://open.spotify.com/track/2FgkwIXC52sHCbqVL8jE41).

Esperando con ganas la segunda parte y, totalmente de acuerdo, All of the Lights huele a temazo romepistas que echa p’atrás.

30 11 2010
lologoza

Me quito el sombrero ante esta crónica!

esperando a muerte la segunda parte🙂

enhorabuena Raul!

30 11 2010
kiebra

Enorme!

29 12 2010
Top MFIF: Los 50 mejores discos internacionales (IV y final) « My Feet In Flames

[…] de Kanye West – My Beautiful Dark Twisted Fantasy (parte I) (parte […]

24 01 2011
Kanye West publicará nuevo álbum en verano « My Feet In Flames

[…] Dark Twisted Fantasy (del que nuestro compañero Raúl os ofreció una reseña del álbum en dos partes), Kanye West ha anunciado a través de Twitter que ya está en el estudio y que en verano […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: