Yann Tiersen – Dust Lane: abrazando nuevos sonidos

14 10 2010

Cinco años han pasado desde que Yann Tiersen lanzara al mercado el que hasta ahora era su último álbum de estudio, Les Retrouivailles (2005, Ici, d’ailleurs…), en el que demostraba su enorme talento para la composición, en un álbum complejo y que merecía muchas escuchas. Ahora vuelve en octubre con este Dust Lane (2010, Anti), y el salto de un álbum a otro a nivel musical es importante y difícil de comprender a primera vista. Antes de analizar el disco en sí, me gustaría comentar la evolución de su carrera artística en los últimos años para comprender el punto en el que se encuentra su carrera discográfica.

En primer lugar, Tiersen ha intentado diferenciar siempre su directo enfocado a salas y a auditorios y el dirigido a espacios abiertos, como pueden ser los festivales. En los directos del primer tipo se trataba de actuaciones, en los que basaba su repertorio en composiciones para piano, violín o acordeón, más centradas en sus primeros trabajos. En cambio, en los directos del segundo tipo Yann Tiersen se acompañaba de una banda, y los conciertos se centraban más en la espectacularidad, con un estilo más cercano al rock que al minimalismo clásico con el que alcanzó la fama internacional. Incorporaba guitarras, batería, coros y en más de una ocasión experimentaba con distorsiones de sonido, dejando su maestría al violín o al acordeón para contadas ocasiones, y cambiando el piano de cola por una melódica o por un piano de juguete.

Fruto de los directos del primer tipo es el magnífico C’était ici (2002, EMI) y de la recopilación de directos del segundo tipo aparece On Tour (2006, EMI), en el que además de lo ya comentado destacan dos cosas, el directo incluye grabaciones no incluidas en ningún disco suyo anteriormente, y Tiersen se postura políticamente, ya sea a través de símbolos o las letras de algunas canciones. En On Tour, se entrega al rock, a la música experimental e incluso incluye una colaboración en un tema de rap con Diam muy crítico con la globalización. Por tanto, podemos considerar este Dust Lane más como la continuación de On Tour en formato de disco de larga duración, al menos en lo que a estilo se refiere. También podemos entender este Dust Lane como una necesidad de dejar constancia que no sólo de minimalismo y de acordeones está hecha su música, sino que se ha ampliado a muchos más géneros.

El disco comienza con “Amy”, un tema majestuoso, plagado de capas de sonido y en el que destacan las voces. En el siguiente tema, “Dust Lane”, Yann Tiersen recuerda poderosamente a su trabajo en Les Retrouivailles en su primera mitad, pero hacia el final se acerca más hacia el post rock, incluyendo capas de guitarras eléctricas y coros que lo hacen más espectacular. Así llegamos a “Dark Stuff” un tema con dos partes claramente diferenciadas, puesto que la primera parte sirve como introducción a la guitarra que entra con una sensibilidad apabullante en una segunda mitad en contínuo in crescendo de capas y capas de sonido y que culmina con Yann al violín. En “Palestine”, Tiersen da muestra una vez más de su ideología política dedicando un tema a Palestina, en la que es quizá la canción más prescindible del álbum, lo encuentro con demasiadas capas que terminan agobiando al oyente. En “Chapter 19” volvemos un poco a la calma, con un tema muy agradable de escuchar y que termina con una melodía tocada con clave que pone los pelos de punta. En “Ashes” vuelven los coros y la espectacularidad. Es quizá en este álbum donde encontramos a un Tiersen más ambicioso y con pretensiones de plasmar este trabajo en el estudio con directos multitudinarios, pues si algo se le puede reprochar a este disco es el abuso de las capas de sonido y de los coros para crear espectacularidad, lo cual puede terminar siendo tedioso. En “’Till the End” vuelve a los coros, aunque da rienda suelta a la experimentación y al post rock, con un final enorme. El disco finaliza con “Fuck Me”, single adelanto del álbum, un tema precioso, quizás la canción menos trascendental del álbum, al menos en su primera mitad.

Un buen disco con un sonido muy bien producido y con grandes momentos, pero que quizás peca de pretencioso al abusar de demasiadas capas de sonido y coros. Por debajo de sus trabajos más laureados, pero muy por encima de la media de los discos lanzados este año.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: