Videojuegos, otra realidad

10 10 2010

Aprovechando mi visita al Gamefest este pasado viernes, no me queda otra más que colocaros un post videojueguil, tendréis que perdonarme.

La sociedad se mira con un espejo tecnológico, representa y entiende la realidad en la que se desarrolla a través de pantallas. La televisión, los videojuegos, la publicidad o Internet representan formas de comunicación visual de una gran importancia social.
La música ambiental en los videojuegos ha alcanzado un notable desarrollo, por lo que se ha ganado a pulso acabar siendo un género en sí misma, convirtiéndose en una parte casi tan importante como los gráficos o la jugabilidad.



Si hablamos del tema en orden cronológico, el primer ejemplo de música en videojuegos que se me ocurre es el de los arcade: sin ir más lejos, el Pacman, cuya música era usada sólo entre fases o al principio de la partida, siempre de manera monofónica. ¿Y quién no la recuerda?

Hirokazu Tanaka se encargó de componer la melodía del Tetris para Game Boy, la más popular de las versiones, pero esta musiquilla tan pegadiza no era una composición original, sino que estaba basada en la canción Korobéiniki (1861) de Nikolái Nekrásov. Como uno de los compositores más conocidos de Nintendo, nos dejaba con joyas como la música de Balloon Fight, Metroid, Super Mario o Donkey Kong.

Tetris

En los años 80 surgen algunos de los que se convertirían en grandes nombres del género, como Koji Kondo o Nobuo Uematsu, con composiciones de una calidad notable.

El enfoque muestreo-chip siguió vigente en la tercera y cuarta generación (época de los 16 bits, fiebre que llegaría con Sonic the Hedgehog) con la Sega Mega Drive.

Llegamos a la experimentación de la acústica en los videojuegos, con temas como los incluídos en Castlevania IV, F-Zero o FF IV.

Tanta repercusión han tenido estos juegos, que nos encontramos con homenajes como este. Triángulo de Amor Bizarro con una de las canciones de su último disco:

Los medios de almacenamiento óptico supusieron un aumento de capacidad, se generaron potentes hardwares de sonido en las consolas de quinta generación, donde entraría la PlayStation (1994), aunque muchos títulos de Squaresoft seguirían utilizando música secuenciada, como Final Fantasy VII o Legend of Mana.

El autor de la música de The Legend of Zelda, Koji Kondo, ha de estar casi al mismo nivel en los altares que su creador, Shigeru Miyamoto. Casi todos los títulos de Mario Bros y ocho de las entregas de Zelda han pasado por sus manos. Temas geniales, a mi parecer, en prácticamente cualquiera de sus versiones:

Yoko Shimomura, una de las compositoras más relevantes de Japón, se encargó de componer la música de Street Fighter II, que marcó un antes y un después en los juegos de lucha en los años 90. La banda sonora presentaba un tema para cada personaje atendiendo a su país de origen. También encontramos en su currículum la música de Kingdom Hearts I y II, FF XIII y Xenoblade para Wii.

Akira Yamaoka, compositor de todas las entregas de Silent Hill, hizo tan bien su trabajo que para la versión cinematográfica del juego se mantuvieron los temas usados en él, siempre bajo su supervisión. Ritmos cadenciosos y melancólicos en algunos momentos, y susurros, voces o sonidos metálicos en otros.

(Confieso que esta he llegado a tenerla incluso de tono de llamada):

Ya no tenemos a una persona componiendo con el software de forma sencilla, sino que son composiciones avanzadas creadas por profesionales y, más tarde, grabadas con orquestas sinfónicas reales, y aquí tenéis un claro ejemplo, una de las mejores bandas sonoras con las que me he topado:

Quién no recuerda la música totalmente cinematográfica de Metal Gear Solid, uno de los grandes aciertos de Konami, adaptándose perfectamente a la historia del juego. Aunque no será el único en ponerle música, y ahora veréis el porqué de que sea tan cinematográfica.
Entrando en mi materia, y ayudándonos a entender la importancia que han ganado los videojuegos, Hans Zimmer nos sirve de ejemplo. Ganador del Globo de Oro por Gladiator y el Oscar por El Rey León, contribuía a la banda sonora de Metal Gear Solid y firmaba la de Call of Duty: Modern Warfare 2.

Por otra parte, Howard Shore, ganador de dos Oscar por las bandas sonoras de El Señor de los Anillos, le ponía música a  SUN: Soul of the Ultimate Nation, un juego de rol online de corte épico-medieval lanzado por Webzen.

Otro caso diferente dentro del mundo de los videojuegos es el de los Music Games o Rythm Action Games, en los que la música es la protagonista indiscutible, como el famoso Guitar Hero o los Rock Band.

Como véis, para todos los gustos. Y ahora, mi bonus track, indispensable:

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

11 10 2010
Recycling Panda

Cualquier comentarios de Manolo Lama y Paco González en rl Fifa es mejor que cualquiera de estos tiparracos.

Aún recuerdo cuando era un chaval y existía Blockbuster (ahora creo que están en quiebra) en España y me alquile el Silent Hill para la Play, que puñetero cangelo, leches! xD

De todas las que has puesto a las que tengo más cariño son al Mario y al mítico Street Fighter. Vaya viciadas me echaba la Game Boy Pocket, vaya viciadas…

11 10 2010
K

Increibile, sin duda ^^ thnks.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: